Sopa de res nicaragüense

Sopa de jarrete de ternera bon appétit

La sopa de res al estilo cubano, o Sopa de Res en español, es una forma realmente fácil y asequible de conseguir una comida casera, nutritiva y deliciosa. Para esta sopa, se corta un corte de carne de vacuno económico en pequeños trozos.

La carne se cuece en un rico y sabroso caldo aromatizado con cebolla, ajo y una mezcla de especias. Luego se añaden patatas y zanahorias y, por supuesto, como la mayoría de los platos cubanos, se sirve con arroz blanco.

Añadimos las patatas y las zanahorias a la olla, subimos el fuego a alto, cuando el líquido vuelva a hervir bajamos el fuego a medio-bajo, tapamos y continuamos la cocción durante 25-30 minutos, removiendo de vez en cuando.

NutriciónCalorías: 345kcal | Carbohidratos: 14g | Proteínas: 35g | Grasas: 14g | Grasas saturadas: 3g | Colesterol: 88mg | Sodio: 1170mg | Potasio: 696mg | Fibra: 2g | Azúcar: 3g | Vitamina A: 1860IU | Vitamina C: 9.1mg | Calcio: 57mg | Hierro: 5.3mg

Qué es el indio viejo

Imprimir recetaPara los que buscan una sopa perfecta para el frío del invierno que les caliente de dentro a fuera, esta sopa de ternera a la española es su receta.    Siempre es bueno tener un plato de sopa en esta época del año para dar un poco de consuelo cálido cuando el frío llega. Es aún más satisfactorio saber que esta sopa es una opción saludable y abundante.

Estoy muy contenta de compartir con ustedes una de mis sopas favoritas, la Sopa de Carne de Res. Llevo casi 4 meses publicando recetas aquí en el blog, y cada vez que comparto una de mis recetas con ustedes, mis lectores, me emociono. Mi objetivo es ofreceros lo mejor de mí. Estoy segura de que esta sopa lo demostrará. También, mira mi Estofado de Carne al Estilo Caribeño

  Sopa de res hondurena

Recuerdo haber visitado a mi abuela y ser tan feliz cada vez que la preparaba. Solía comer esta sopa en casa de mi abuela, pero mi madre la hacía.    Ahora espero recrear las mismas emociones y recuerdos con mi propia familia. Mis hijos mayores, que ya no viven en casa, me piden que haga esta sopa de carne cuando vienen de visita.

Sopa de pollo nicaragüense

Este plato cotidiano de carne y patatas suele ir acompañado de arroz blanco. Las aceitunas, las pasas y las alcaparras hacen que el guiso recuerde al picadillo. Para agilizar el proceso de preparación, pique las patatas y las aceitunas mientras la carne de vaca y las verduras se cocinan a fuego lento.

410 calorías; calorías de la grasa 27%; grasa 12,3g; grasa saturada 4g; mono grasa 5,3g; poli grasa 1,2g; proteína 31,8g; carbohidratos 43,4g; fibra 4,9g; colesterol 85mg; hierro 4,5mg; sodio 650mg; calcio 57mg.

Estaba bien… Esperaba un guiso más sabroso, pero quizá las sobras sean mejores. Seguí la receta al pie de la letra. Si volviera a probarlo, aumentaría el condimento, las aceitunas, las pasas y las alcaparras (¿el doble?). Me gustó la sugerencia de añadir tomates. El tiempo de cocción me funcionó – todo estaba bien cocinado.

  Sopa puchero de res

Me pareció que estaba muy bueno. La próxima vez duplicaría la cantidad de pimiento verde picado, cocinaría la carne al menos una hora más y añadiría más agua/caldo (tuve que añadir un poco durante la cocción). Para nosotros, esto fue más bien 3-4 porciones (no 5). Fue un guiso muy sabroso.

Sopas de Nicaragua

Mi marido tardó meses en sentirse cómodo cenando con mi familia, pero no por las razones que uno podría pensar. Nicaragua es un país minúsculo y parece que se conoce o se tiene relación con absolutamente todo el mundo. Todo el mundo es un entrometido y no hay nada oculto entre la tierra y el cielo. Así que, cuando empezamos a salir, mi marido y yo habíamos estado en la vida del otro al menos periféricamente toda nuestra vida. Debería haber estado tranquilo cuando se sentó con mi madre, mi padre y mis tres hermanos menores. Pero no lo estaba.

Mi madre fue la anfitriona perfecta, mi padre hizo el papel de “hablemos de hombre a hombre”, pero “si te pones un dedo en mi mucachita”, mi princesa “te dispararé y te daré de comer a los tiburones en el lago”, y mis hermanos se limitaron a hacer humor de retrete, las payasadas de siempre. Lo que asustó a mi marido fue lo laxas que eran las reglas de la cena. ¿Quieres tortitas?  ¿Galopinto? ¿Bistec? ¿Un sándwich de queso a la parrilla? Había opciones que rivalizaban con el menú de un restaurante. No entendía cómo era posible y trató de ocultar su sorpresa y asombro detrás de una silenciosa cortesía, diciendo que comería lo mismo que los demás. Al final, se dio cuenta de que todo el mundo comía algo diferente y empezó a comer (ganando unos 5 kilos en los primeros meses de nuestro noviazgo).

  Sopa de res nicaragua
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad