Sopa de cebolla paris

Sopa de cebolla francesa

Información del productoFicha nutricionalNuestra versión de la sopa de cebolla francesa. Elaborada con cebollas dulces y mantequilla, nuestra versión está hecha con caldo de verduras en lugar de ternera. Una manera fácil e impresionante de sorprender a los invitados en su próxima cena. “Sopéelo” colocando una rebanada de pan francés crujiente cubierto con queso Emmental en el bol y colóquelo bajo el grill hasta que el queso se derrita y burbujee.Ingredientes: agua, cebolla, sabor a ternera vegetariana (gluten de maíz hidrolizado, proteína de soja, gluten de trigo, aceite de semilla de algodón), mantequilla, harina, azúcar.

Receta de sopa de cebolla

Hay muchas escuelas de pensamiento sobre la mejor manera de hacer sopa de cebolla francesa: Caldo de ternera o de pollo. Vino blanco, tinto o sin vino. Cebolla amarilla, cebolla blanca o cebolla Vidalia. Queso gruyere, provolone o suizo, según las preferencias. Probé a hacerlo con cebollas dulces y el resultado fue demasiado dulce para mi gusto. El vino tinto hace un caldo precioso y de color intenso, pero es más fácil que domine los otros sabores del caldo que el vino blanco. El gruyere aporta un agradable sabor a nuez al plato; el provolone es más suave y se funde un poco mejor. Pero he descubierto que sólo enturbia el caldo y no es necesario espesarlo, ya que el pan de encima absorbe parte del caldo.

  Sopa de cebolla apio y repollo

3. 3. Cuando las cebollas estén transparentes y tiernas, subir el fuego a medio-alto. Añadir el azúcar y la sal y seguir cocinando, removiendo con frecuencia. Cocinar hasta que las cebollas empiecen a dorarse y caramelizarse por completo. Vigilarlas de cerca, pueden quemarse rápidamente.4. Bajar el fuego a medio, añadir 1 taza de vino para desglasar la sartén.

El mejor croque monsieur de París

¿Qué tiene la sencilla palabra gratinado que hace que la comida sea tan deliciosa? A todo el mundo le gusta el queso crujiente y burbujeante sobre las patatas gratinadas o sobre la ultra clásica sopa de cebolla francesa. Sólo los niños tienen el valor de pedir “más crujiente” – plus de croustillant – pero cuando llega la hora de recoger la mesa, he visto a amigos pelearse por llevarse el plato gratinado. ¿Por qué?

Sólo querían tener la oportunidad de esconderse en la cocina y, de la manera más indigna, raspar los trocitos ligeramente quemados y extra crujientes del gratinado pegados al lateral del plato. (Admito que yo también lo hago.) En términos coloquiales, el gratinado de la sociedad es el equivalente francés de la “crema” de la sociedad, justo el tipo de gente distinguida que no sería sorprendida muerta raspando los restos crujientes del lateral de un plato.

  De donde es la sopa de cebolla

Pero al resto de nosotros, que no nos andamos con miramientos cuando se trata de parecer dignos en todo momento, nos encanta el gratinado. Doramos un plato bajo la parrilla o, en las cocinas profesionales, bajo una salamandra o una parrilla superior. Gratinar significa dorar o asar, pero no es del todo correcto, ¿verdad? ¿”Sopa de cebolla a la parrilla”?

Bouillon paris

La historia de la sopa de cebolla francesa se remonta al siglo XVII. Cuenta la leyenda que la inventó el rey Luis XV. A altas horas de la noche, en su pabellón de caza, tenía mucha hambre y sólo encontró cebollas, mantequilla y champán. Cocinó los tres ingredientes y preparó la primera sopa de cebolla francesa.

Existe una leyenda más creíble. Fue Stanislas Leszczynski, Duque de Lorena y padre de la Reina de Francia, quien probó la sopa de cebolla en una posada de Champagne. Le pareció saciante y deliciosa y no quiso abandonar la posada hasta que aprendió a preparar una similar. Más tarde, fue el Duque quien popularizó la receta en el Palacio de Versalles.

Los restaurantes de los alrededores de Les Halles -La Poule au Pot, Chez Baratte, Au Pied de Cochon- añadieron a la sopa una gran dosis de queso rallado y colocaron los cuencos bajo el grill, creando la clásica Gratinée des Halles, un plato que consiguió trascender las diferencias de clase. La sopa se convirtió tanto en el desayuno de los “forts des Halles” -es decir, los trabajadores encargados de transportar la mercancía-, como en un remedio contra la resaca para los fiesteros que salían de los cabarets de París a altas horas de la noche para dirigirse al único barrio realmente nocturno de París.

  Sopa de cebolla colombiana
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad