Sopas de ajo castellanas con costra

Gazpacho andaluz

Esta sopa clásica procede de la región castellana de España y lleva jamón serrano, pimentón ahumado y mucho ajo. Para darle más sabor y proteínas, rompa un huevo en cada cuenco, cúbralo con el caldo de ajo y jamón y hornéelo hasta que los huevos estén cuajados. Cubre la Sopa de Ajo Castellana con picatostes caseros de pimentón.

238 calorías; calorías de grasa 38%; grasa 10g; grasa saturada 2.2g; mono grasa 4.7g; poli grasa 1.1g; proteína 16g; carbohidratos 20g; fibra 2.2g; colesterol 218mg; hierro 1.8mg; sodio 1058mg; calcio 53mg.

Maravilloso. Fácil de hacer. Estupendo para comer. No escalfé los huevos en el horno. Los escalfé en la sopa justo antes de servirla… Saqué el huevo con una espumadera y serví la sopa encima del huevo. Creo que esto fue más fácil que la cocción de los huevos en los cuencos de sopa. ¡Volveré a hacer esta sopa!

Receta de Camarão a guilho

Escalde los tomates en agua hirviendo, enjuáguelos en agua fría y pélelos. Córtelos en cuartos, quíteles las semillas y córtelos en dados. Pele el ajo y reserve 1 diente. Picar finamente el resto. Pelar la cebolla y picarla finamente. Calentar 2 cucharadas de aceite en una cacerola y rehogar el ajo y la cebolla hasta que se doren. Añadir el caldo, los tomates, las especias y el tomillo y cocer a fuego medio durante 15-20 minutos. Sazonar con sal, pimienta, pimentón y zumo de limón.

  Sopa de ajo navarra

Frotar las rebanadas de pan con el diente de ajo. Calentar 2 cucharadas de aceite en una sartén y cocinar las rebanadas de pan hasta que se doren por ambos lados. Verter la sopa en 4 platos hondos aptos para horno, cubrir con las rebanadas de pan y romper con cuidado un huevo en cada plato. Hornear a 240°C hasta que los huevos estén cocidos. Espolvorear con perejil fresco picado y servir.

Castellano español

Sí, sopa de ajo… Supongo que el mero nombre asustará a más de uno. Pues se equivocan. No hay fiereza avinagrada en estos chupitos de sopa de ajo tan castellana, sólo deliciosa suavidad. De hecho, la mayor contribución a su asertivo sabor proviene del chorizo y el pimentón. La sopa de ajo o, como se conoce en muchas regiones, sopa castellana, es comida campesina. El plato más sencillo y barato que se podía preparar para entrar en calor en el crudo invierno de la meseta: ajo, pimentón, aceite de oliva, pan duro, un poco de chorizo o jamón (si se tenía suerte) y agua. Hoy en día la sopa de ajo también se puede mejorar con un buen caldo casero de carne o pollo, pero no es imprescindible, ya que el resultado es bastante delicioso sólo con agua.

  Sopa de ajo francesa

No te preocupes si la sopa parece desordenada. Así es como debe quedar. El pan le da un toque gelatinoso y espeso, con el huevo flotando por encima. Disfrútela un mediodía soleado y frío como aperitivo o almuerzo, con un vino tinto español con cuerpo. Tendrá una visión de la vida campesina española en Castilla…

Receta de gambas

El ajo se ha utilizado durante siglos en muchas cocinas por su sabor picante, pero también por sus propiedades medicinales, y la cocina española no es ajena a una gran cantidad de ajo en sus sabrosas preparaciones.

  Sopas de ajo sencillas

Debido a las propiedades medicinales del ajo, un plato de esta sopa podría ayudarte a combatir un resfriado común, y además está cargada de componentes antiinflamatorios del ajo como el manganeso, la vitamina B6 y la vitamina C. Si tienes una barra de pan viejo y estás pensando en deshacerte de ella, esta receta es la forma perfecta de darle un buen uso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad